FacebookTwitter

 

Editorial

¿Stent trombosis con la 2da, 3ra y 4ta generación de stents liberadores de fármacos? La leyenda continúa

Alfredo E Rodríguez

Revista Argentina de Cardioangiología 2016;(01):0009-0012 


Desde la introducción de los stents liberadores de fármacos (DES), y particularmente durante los últimos 10 años, muchísimos son los cambios que se han producido en su diseño; ellos van desde la introducción de nuevos polímeros biocompatibles, nuevas formas de liberación de la droga inmunosupresora, diferentes drogas con diferente elución, DES sin polímeros hasta, finalmente, DES con polímeros biodegradables.


Palabras clave: stent trombosis, stents liberadores de fármacos, stents convencionales, polímeros biodegradables.

Este artículo no contiene abstract




Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas. Para solicitudes de reimpresión a Revista Argentina de Cardioangiología intervencionista hacer click aquí.

Recibido 2016-04-01 | Aceptado 2016-04-01 | Publicado 2016-04-01

Figura 1. Análisis de los resultados de estudios clínicos aleatorizados que compararon everolimus...
Figura 2. Análisis de los resultados de estudios clínicos aleatorizados que compararon everolimus...

Desde la introducción de los stents liberadores de fármacos (DES)1,2, y particularmente durante los últimos 10 años, muchísimos son los cambios que se han producido en su diseño; ellos van desde la introducción de nuevos polímeros biocompatibles, nuevas formas de liberación de la droga inmunosupresora, diferentes drogas con diferente elución, DES sin polímeros hasta, finalmente, DES con polímeros biodegradables3-5.
Estos avances mejoraron la seguridad de los DES, disminuyendo a tasas muy bajas los eventos cardíacos adversos, incluyendo la casi desaparición del evento más grave asociado a estos dispositivos: la trombosis tardía y muy tardía del stent, que denominamos la “espada de Damocles” de estos dispositivos6-9.
La rápida endotelización, la casi ausencia de toxicidad de los nuevos polímeros y la posibilidad de tener DES sin polímeros o con polímeros bioabsorbibles permitieron también reducir en forma significativa la necesidad de doble terapia antiplaquetaria (DAPT) prolongada, no siempre exenta de riesgos y reacciones adversas10,11; vemos hoy que algunos estudios con estos nuevos diseños de DES muestran similar seguridad y eficacia al comparar distintos períodos de tratamiento con DAPT, algunos de ellos tan cortos como 3 meses o incluso menos12,13.
Sin embargo, estos resultados no fueron sencillos de lograr. Tuvimos que reconocer la existencia del fenómeno de stent trombosis y los riesgos que ello implicaba para el paciente14,15, además de identificar sus causas predisponentes, como la tardía endotelización de los struts de los stents, la mala aposición tardía del DES, la inflamación producida por los polímeros y la presencia de neoaterosclerosis, algunos de los mecanismos implicados en este evento3.
Casi todos estos problemas, con excepción de la neoaterosclerosis, se solucionaron con los nuevos diseños de DES con polímeros biocompatibles o biodegradables, fácilmente comprobable al analizar la incidencia de stent trombosis tardía o muy tardía de los estudios clínicos con estos nuevos DES, aun en lesiones muy complejas16-18. La incidencia de este evento, incluso con períodos muy cortos de DAPT, es comparable o menor que cuando se utiliza stent metálico convencional (BMS), lo que hace que la indicación de este último sea hoy muy limitada19.
El lector podrá preguntarse acerca del motivo de estas reflexiones si realmente el problema estuviera casi solucionado, pero, sin embargo, parece que nosotros los cardiólogos intervencionistas siempre queremos dar un paso adelante sin medir, en algunas oportunidades, cuáles serán sus consecuencias.
Hoy estamos en presencia de una nueva generación de DES, me atrevería a decir la 4ta, los DES completamente bioabsorbibles (BVS), los cuales, en teoría, presentan la ventaja de restaurar la anatomía “natural” de la arteria coronaria, recuperando su vasomoción conservando la eficacia de la 2ª y 3ª generación de DES; y si bien algunos investigadores muy entusiastas también se refieren a la potencial disminución de la neoaterosclerosis con estos nuevos diseños20,21, está claro que la presencia de este fenómeno es multifactorial y la acción del polímero es solo uno de los factores involucrados en su formación.
En años recientes hemos visto varios estudios aleatorizados en grupos muy seleccionados de pacientes que utilizan BVS, de hecho en nuestra revista hemos tenido el honor de leer la experiencia de pioneros en esta área22, y las primeras experiencias que compararon DES con polímeros biocompatibles y DES completamente bioabsorbibles mostraron, paradójicamente, que si bien la eficacia fue similar, hay un indeseable y preocupante aumento de la incidencia de stent trombosis con los BVS que había casi desaparecido con los DES de 2ª y 3ª generación.

Metaanálisis recientes y estudios con datos combinados sugieren un aumento de este fenómeno, como puede observarse en las Figuras 1 y 2, donde la incidencia de stent trombosis definitiva y/o probable y de infarto de miocardio fueron 1,99 y 1,39, respectivamente, mayores con BVS que con everolimus DES, que nos debe llamar a la reflexión. Todos estos estudios aleatorizados se realizaron en poblaciones altamente seleccionadas y de relativo bajo riesgo clínico23,24.
Puede argumentarse que en un estudio24 las diferencias están en el límite de la significancia estadística (p=0,05). Sin embargo, si analizamos los números absolutos, la diferencia de eventos es muy grande, 29 vs. 7 en el caso de stent trombosis y 121 vs. 48 en la incidencia de infarto de miocardio (Figuras 1 y 2), aunque en otro metaanálisis estas diferencias en stent trombosis e infarto de miocardio fueron significativamente mayores con los BVS (p=0,03 y p=0,002, respectivamente)23. Es innecesario recordar que la stent trombosis es uno de los eventos más graves que pueden ocurrir con nuestros pacientes coronarios, como fue claramente observado en el estudio SYNTAX25.
El mecanismo y los factores predisponentes de este fenómeno en los BVS no está claramente dilucidado en la actualidad, ni tampoco si puede prevenirse DAPT, ya que en muchos casos se produciría por la mala absorción del polímero y/o de los struts absorbibles del stent.
Es decir, a los potenciales beneficios de estos nuevos dispositivos se le opone, en teoría, nuevamente la “sombra” de la stent trombosis, que con los datos actuales hasta duplicaría las cifras de las anteriores generaciones de DES, además de la enorme diferencia en los costos de uno y otro, no solo en el dispositivo sino también en la técnica del implante.
La pregunta entonces es: ¿debemos estandarizar la utilización de estos dispositivos y generalizarlos, aun a lesiones más complejas?, y ¿por qué?
No debemos olvidar que la incidencia de eventos adversos obtenidos con las 2ª y 3ª generación de DES son extremadamente bajas, aun en lesiones muy complejas; de hecho, fue del 6,7% en el estudio ERACI IV a dos años17,26 incluyendo solo 0,9% de stent trombosis
Todo adelanto en medicina debe ser bienvenido, pero sin olvidar cuánto nos costó obtener menos de una cifra de stent trombosis con el grado de eficacia que hoy tenemos con la 2ª y 3ª generación de DES.
¿Debemos remplazarlos por los BVS? ¿Deberíamos extender las indicaciones de BVS sobre DES convencionales, o simplemente ante la mayor incidencia de stent trombosis debiéramos dejar esta tecnología fuera del armamento de la angioplastia coronaria?
Creo que ni uno ni otro. Es claro que la recuperación de la anatomía “normal” del vaso coronario y la recuperación de la vasomoción son elementos muy importantes a tener en cuenta para seguir reduciendo riesgos con esta nueva tecnología; sin embargo, la indeseada elevada incidencia de stent trombosis debe llevarnos a mirar con espíritu crítico los resultados de los estudios con BVS, y si bien una mayor incidencia de stent trombosis e infarto en los pacientes con alto riesgo clínico podría ser parte de una penalidad que tendríamos que pagar, este no es el caso de los actuales estudios aleatorizados con BVS donde basta observar las características clínicas y angiográficas de los mismos para entender el bajo riesgo clínico de la población tratada.
En definitiva, es una tecnología apasionante y que probablemente haya llegado para quedarse, pero el camino debe ser necesariamente largo, aprendiendo de los errores cometidos y siempre priorizando al paciente sobre nuestro deseo de ampliar las indicaciones y expandir la tecnología.
Por el momento, y ante los excelentes resultados obtenidos con los DES de 2ª y 3ª generación, el uso de BVS debería estar limitado, con indicaciones clínicas muy estrictas: por ejemplo, evitando su uso en vasos <2,5 mm hasta que las nuevas generaciones de BVS nos brinden una tecnología acorde con los actuales niveles de seguridad de los DES convencionales.

  1. Morice MC, Serruys PW, Sousa JE, et al. RAVEL Study Group. Randomized Study with the Sirolimus- Coated Bx Velocity Balloon-Expandable Stent in the Treatment of Patients with de Novo Native Coronary Artery Lesions. A randomized comparison of sirolimus-eluting stent with a standard stent for coronary revascularization. N Eng J Med 2002;346:1773-1780.

  2. Colombo A, Drzewiecki J, Banning A, et al. TAXUS II Study Group. Randomized study to assess the effectiveness of slow- and moderate-release polymer based paclitaxel-eluting stents for coronary artery lesions. Circulation 2003;108:788-794.

  3. Mori H, Yahagi K, Virmani R, Joner M, Finn AV. 2015. What Is the Optimal Stent Design? The Pathologist’s Opinion. In: Ambrose J and Rodriguez AE, editors. Controversies in Cardiology. 1st ed. Springler p 287-306, 2015 London.

  4. Garg S, Sarno G, Serruys PW, et al. The twelve-month outcomes of a biolimus eluting stent with a biodegradable polymer compared with a sirolimus eluting stent with a durable polymer. EuroIntervention 2010 Jun;6(2):233-9.

  5. Gao Z, Zhang R, Xu B, et al. Safety and efficacy of a novel abluminal groove-filled biodegradable polymer sirolimus-eluting stent for the treatment of de novo coronary lesions: two-year results from a prospective patient-level pooled analysis of TARGET trials. Catheter Cardiovasc Interv 2015 Mar;85Suppl 1:734-43.

  6. Rodriguez AE, Rodriguez-Granillo GA, Palacios IF. Late stent thrombosis: the Damocle’s sword of drug eluting stents? EuroIntervention 2007 Feb;2(4):512-7.

  7. Virmani R, Guagliumi G, Farb A, et al. Localized hypersensitivity and late coronary thrombosis secondary to a sirolimus eluting stent. Should we be cautious? Circulation 2004;109:701-705.

  8. Joner M, Finn AV, Farb A, et al. Pathology of drug eluting stents in humans: Delayed healing and late thrombotic events. J Am Col lCardiol 2006;48:192-202.

  9. Serruys PW, Farooq V, Kalesan B, et al. Improved safety and reduction in stent thrombosis associated with biodegradable polymer-based biolimus-eluting stents versus durable polymer-based sirolimus-eluting stents in patients with coronary artery disease: final 5-year report of the LEADERS (Limus Eluted From A Durable Versus ERodable Stent Coating) randomized, noninferiority trial. JACC Cardiovasc Interv 2013 Aug;6(8):777-89.

  10. Mauri L, Kereiakes DJ, Yeh RW, et al. Twelve or 30 months of dual antiplatelet therapy after drug-eluting stents. N Engl J Med. 2014 Dec 4;371(23):2155-66

  11. Navarese EP, Andreotti F, Schulze V, et al. Optimal duration of dual antiplatelet therapy after percutaneous coronary intervention with drug eluting stents: meta-analysis of randomised controlled trials. BMJ 2015 Apr 16;350:h1618.

  12. Kim BK, Hong MK, Shin DH, et al. A new strategy for discontinuation of dual antiplatelet therapy: the RESET Trial (REal Safety and Efficacy of 3-month dual antiplatelet Therapy following Endeavor zotarolimus-eluting stent implantation). J Am Coll Cardiol 2012 Oct 9;60(15):1340-8.

  13. Feres F, Costa RA, Abizaid A, et al. Three vs twelve months of dual antiplatelet therapy after zotarolimus eluting stents: the OPTIMIZE randomized trial. JAMA 2013 Dec 18;310(23):2510-22.

  14. McFadden EP, Stabile E, Regar E, et al. Late thrombosis in drug-eluting coronary stent after discontinuation of antiplatelet therapy. Lancet 2004;364:1419-1421.

  15. Rodriguez AE, Mieres J, Fernandez-Pereira C, et al. Coronary stent thrombosis in drug eluting stent era: insights from ERACI III trial. J Am Coll Cardiol 2006;47:205-207.

  16. Park SJ, Ahn JM, Kim YH, et al. Trial of everolimus-eluting stents or bypass surgery for coronary disease. N Engl J Med 2015 Mar 26;372(13):1204-12.

  17. Haiek C, Fernandez-Pereira C, Santaera C, et al. Second vs. first generation drug eluting stents in multiple vessel disease and left main stenosis: two-year follow-up of the observational, prospective, controlled and multicenter ERACI IV Registry. Catheter Cardiovasc Interv 2016 ahead of print.

  18. Simsek C, Räber L, Magro M, et al. Long-term outcome of the unrestricted use of everolimus eluting stents compared to sirolimus eluting stents and paclitaxel eluting stents in diabetic patients: The Bern–Rotterdam diabetes cohort study. Int J Cardiol 2013;170:36-42.

  19. Urban P, Meredith IT, Abizaid A, et al. Polymer-free drug-coated coronary stents in patients at high bleeding risk. N Engl J Med 2015 Nov 19;373(21):2038-47.

  20. Iqbal J, Onuma Y, Ormiston J, Abizaid A, Waksman R, Serruys P. Bioresorbable scaffolds: rationale, current status, challenges, and future. EurHeart J 2014; 35: 765–76.

  21. Garg S, Serruys PW. What is the optimal stent design. Interventionalist´s view. In: Ambrose J and Rodriguez AE, editors. Controversies in Cardiology. 1st ed. Springler p 307-333,2015 London.

  22. Naganuma T, Latib A, Costopoulos C, Miyazaki T, Sato K, Colombo A. Evolution of bioresorbable vascular scaffolds and their role in everyday practice.Revista Argentina de Cardioangiología 2013;4(04 ):0214-0219.

  23. Cassese S, Byrne RA, Ndrepepa G et al. Everolimus-eluting bioresorbable vascular scaffolds versus everolimus-eluting metallic stents: a meta-analysis of randomised controlled trials. Lancet 2016 Feb 6;387(10018):537-44.

  24. Lipinski MJ, Escarcega RO, Baker NC et al Thrombosis After Percutaneous Coronary Intervention With ABSORB Bioresorbable Vascular Scaffold: A Systematic Review and Meta-Analysis. JACC Cardiovasc Interv 2016 Jan 11;9(1):12-24. doi: 10.1016/j.jcin.2015.09.024.

  25. Farooq V, Serruys PW, Zhang Y et al Short-term and long-term clinical impact of stent thrombosis and graft occlusion in the SYNTAX trial at 5 years: Synergy Between Percutaneous Coronary Intervention with Taxus and Cardiac Surgery trial. J Am Coll Cardiol 2013 Dec 24;62(25):2360-9.

  26. Rodriguez AE. Second versus first generation DES in multiple vessel disease and unprotected left main stenosis: insights from ERACI IV Study. Minerva Cardioangiol 2015 Aug;63(4):317-27.

Autores

Alfredo E Rodríguez
Editor en Jefe de la Revista Argentina de Cardioangiología Intervencionista (RACI).

Autor correspondencia

Alfredo E Rodríguez
Editor en Jefe de la Revista Argentina de Cardioangiología Intervencionista (RACI).

Correo electrónico: arodriguez@centroceci.com.ar

Para descargar el PDF del artículo
¿Stent trombosis con la 2da, 3ra y 4ta generación de stents liberadores de fármacos? La leyenda continúa

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista Argentina de Cardioangiología intervencionista, Volumen Año 2016 Num 01

Haga click aquí

Revista Argentina de Cardioangiología intervencionista
Número 01 | Volumen 6 | Año 2016

Titulo
¿Stent trombosis con la 2da, 3ra y 4ta generación de stents liberadores de fármacos? La leyenda continúa

Autores
Alfredo E Rodríguez

Publicación
Revista Argentina de Cardioangiología intervencionista

Editor
Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas

Fecha de publicación
2016-04-01

Registro de propiedad intelectual
© Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.


Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas
Viamonte 2146 6° (C1056ABH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax +54 11 4952-2117 / 4953-7310 | e-mail revista@caci.org.ar | www.caci.org.ar

Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas | ISSN 2250-7531 | ISSN digital 2313-9307

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión 2.2.2.4 ST