FacebookTwitter

 

Artículo de Actualización

Ética médica en tiempos de cambios

Omar Santaera

Revista Argentina de Cardioangiología 2016;(01):0013-0014 


Este artículo no contiene resumen

Este artículo no contiene abstract




Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas. Para solicitudes de reimpresión a Revista Argentina de Cardioangiología intervencionista hacer click aquí.

Recibido 2016-04-01 | Aceptado 2016-04-01 | Publicado 2016-04-01

La ética estudia la moral y la acción humana. El concepto proviene del término griego ethikos, que significa “carácter”. Un “juicio ético” es una declaración moral que elabora afirmaciones definiendo lo bueno, malo, obligatorio, permitido, entre otras cosas, en referencia a una acción o decisión tomada.
Por lo tanto, cuando alguien aplica un juicio ético sobre una persona, está realizando un juicio moral. La ética estudia la moral y determina cómo deben actuar los miembros de una sociedad. Por lo tanto, se la define como la ciencia del comportamiento moral. La ética no es coactiva, no impone castigos legales (sus normas no son leyes). Ayuda a la justa aplicación de las normas legales en un Estado de derecho, pero en sí misma no es punitiva desde el punto de vista jurídico, sino que promueve la autorregulación.
La ética no es el conjunto de normas, ni tratados, ni leyes que obligatoriamente debamos acatar y cumplir, sino que es una orientación armónica que nos va a ayudar a vivir la vida.
Se entiende por ética profesional: “la actividad personal, puesta de una manera estable y honrada al servicio de los demás y en beneficio propio, a impulsos de la propia vocación y con la dignidad que corresponde a la persona humana”.
El profesional debe ofrecer capacidad intelectual, capacidad moral y capacidad física.
Capacidad intelectual: es el conjunto de conocimientos que adquirimos en nuestra etapa de formación (universitaria, posgrados, congresos, revistas, etc.) y debe procurar una actualización constante.
Capacidad moral: son los valores personales ofreciendo dignidad, seriedad y nobleza a su actividad profesional (incluye honestidad y responsabilidad).
Capacidad física: se refiere principalmente al estado de salud del profesional para realizar sus prácticas (tanto salud física como psíquica).

En nuestro carácter de médicos, aceptamos, en el Juramento Hipocrático, las normas por las cuales deberíamos regirnos en nuestra práctica médica. Durante casi dos mil años la medicina occidental y árabe estuvo dominada teóricamente por una tradición que, remontándose al médico griego Hipócrates (siglo V a. C.), adoptó su forma definitiva de la mano de Galeno, un griego que ejerció la medicina en la Roma imperial en el siglo II. Según la tradición, fue redactado por Hipócrates o un discípulo suyo.
Para la Asociación Médica Argentina y la Sociedad de Ética en Medicina, el camino ético de la Atención de la Salud es una permanente búsqueda responsable de la verdad en libertad. No alcanza con el “acto médico”. Se requiere algo volitivo del hombre-miembro del equipo de Salud en cada una de sus tomas de decisiones que exprese la “madurez” y la “experiencia” adquiridas en su profesión y en su evolución existencial como persona.
Todo profesional en la salud debe tomar en cuenta estos principios:

1. Autonomía. Constituye un derecho del paciente y un deber del médico, pues las preferencias y los valores del enfermo son primordiales desde el punto de vista ético y suponen que el objetivo del médico es respetar esta autonomía porque se trata de la salud del paciente.
2. Beneficencia. Obligación de actuar en beneficio de otros, promoviendo sus legítimos intereses y suprimiendo prejuicios.
3. No maleficencia (primun non nocere). Abstenerse intencionadamente de realizar actos que puedan causar daño o perjudicar a otros. Este principio va muy de la mano de tener una formación teórica y práctica rigurosa y actualizada permanentemente para dedicarse al ejercicio profesional, investigar sobre tratamientos, procedimientos o terapias nuevas. Evitar la multiplicación de procedimientos y/o tratamientos innecesarios.
4. Justicia. Tratar a cada uno como corresponda, con todas las medidas terapéuticas existentes independiente de su condición social, con la finalidad de disminuir las situaciones de desigualdad.

¿Por qué esta editorial? Siempre pensé que todos nosotros tenemos compromisos adquiridos como personas, como profesionales y como médicos. Hay un sinnúmero de situaciones a diario que dependen de nuestra decisión, un tratamiento, un dispositivo, o, en ocasiones, el no tratar es una importante decisión. Y en relación con la capacitación, la transmisión de nuestros conocimientos a nuestros colegas.
Todo eso lo debemos realizar dentro de un marco ético, ya que tenemos obligaciones ineludibles hacia nuestros pacientes y colegas.
Esto es una obligación no imponible, ya que no se rige con las leyes comunes sino por decisiones que todos resolvimos respetar.
El Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) busca ordenar, de alguna manera, nuestra relación entre colegas, acción fundamental para la interrelación profesional, ordenando la formación y acreditación de sus miembros e inclusive dando pautas de tratamientos o productos a utilizar. El CACI cumple un rol importantísimo en nuestra especialidad.
Estas pautas colegiadas, además de guiar nuestro accionar, desempeñan un importante rol al momento de evaluar la práctica profesional con argumentos para presentar a la justicia ante discrepancias terapéuticas.
Es necesario invocar a la ética en cada uno de nuestros actos médicos en estos tiempos de tanta vorágine, donde nuestras indicaciones depende de una autorización o de si nos dan tal o cual dispositivo para realizarla, donde nuevas técnicas o abordajes de una misma patología cambian día a día, donde nuestros resultados deben compararse con los de otras latitudes en las cuales la indicación médica no se cuestiona.
Sostener una actitud ética en nuestras decisiones es sostener los principos de Hipócrates, es realizar un acto médico para el cual nos hemos formado y es lo que esperan de nosotros nuestros pacientes, nuestros colegas y nuestra sociedad.
No ser ético es fallarles a todos y sobre a todo a nosotros mismos.
En estos tiempos de cambios, si vamos a hacerlos, entonces cambiemos para mejorar, para crecer, para que todos nosotros, en el marco de nuestra especialidad, independientemente de nuestro ideal de pensamiento, dirijamos nuestro esfuerzo para lograr una Cardiología Intervencionista más ética, donde nuestros tratamientos respondan a un sincero mejoramiento de las enfermedades, evitar el encarnizamiento terapéutico, que nuestros discípulos aprendan no solo el arte de una buena práctica sino que ésta sea acorde a la necesidad del paciente en lo corporal y en lo espiritual, porque no alcanza con el acto médico si no se acompaña de una fuerte impronta de ética y moral.

Omar Santaera
Presidente CACI 2008-2009

Este artículo no contiene material bibliografico

Autores

Omar Santaera
Presidente CACI 2008-2009.

Autor correspondencia

Omar Santaera
Presidente CACI 2008-2009.

Correo electrónico:

Para descargar el PDF del artículo
Ética médica en tiempos de cambios

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista Argentina de Cardioangiología intervencionista, Volumen Año 2016 Num 01

Haga click aquí

Revista Argentina de Cardioangiología intervencionista
Número 01 | Volumen 6 | Año 2016

Titulo
Ética médica en tiempos de cambios

Autores
Omar Santaera

Publicación
Revista Argentina de Cardioangiología intervencionista

Editor
Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas

Fecha de publicación
2016-04-01

Registro de propiedad intelectual
© Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.


Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas
Viamonte 2146 6° (C1056ABH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax +54 11 4952-2117 / 4953-7310 | e-mail revista@caci.org.ar | www.caci.org.ar

Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas | ISSN 2250-7531 | ISSN digital 2313-9307

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión 2.2.1.3 ST